Ir al contenido principal

Denuncian intimidaciones en sepelio de líder de La Alemania en San Onofre






Durante el sepelio del líder de los desplazados de la finca La Alemania, Rogelio Martínez, familiares y defensores de derechos humanos denunciaron que desconocidos los estaban grabando con una cámara de video.

En San Onofre se realizaron las honras fúnebres de Rogelio Martínez. Foto Juan Carlos Sierra.

Varios familiares, amigos y defensores de derechos humanos se reunieron este viernes 21 de mayo en San Onofre, Sucre, para sepultar al líder de los desplazados de la finca La Alemania. Alrededor de las 9 de la mañana vieron con extrañeza que un vehículo cuatro por cuatro blanco de plazca JBI 890 con vidrios polarizados, daba vueltas alrededor del sitio donde se realizaban las honras fúnebres.

Los sujetos, que estaban de civil y se identificaron supuestamente como miembros de la Policía, fueron abordados por los campesinos que, cuando se dieron cuenta que los estaban grabando y tomando fotos, les quitaron una cámara.

En otro incidente, otros lugareños relataron que al mediodía, cuando el cortejo se dirigía al cementerio, cuatro sujetos armados que se movilizaban en una camioneta Captiva pasaron por la casa de la madre del líder asesinado y, según contaron, les mostraron las armas a los vecinos. Además, los sujetos siguieron el cortejo, sin que nadie se atreviera a abordarlos.

Defensores de derechos humanos habían pedido medidas de seguridad para las honras fúnebres de Martínez, pero se quejaron de que no hubiera presencia de uniformados en la mañana cuando debía ser sepultado en el cementerio local de San Onofre. También que la Fuerza Pública se dedicara a fotografiar y grabar en video a los asistentes al sepelio.
Este viernes, un grupo de defensores de derechos humanos se tomó la sede del Ministerio del Interior y Justicia para protestar por el asesinato de Martínez. Los 25 activistas se instalaron en el primer piso del ministerio ubicado en el centro de Bogotá exigiendo la presencia del titular de la cartera, Fabio Valencia.
Rogelio Martínez fue asesinado el pasado martes 18 de mayo en inmediaciones a San Onofre cuando se desplazaba en una moto. Al parecer varios encapuchados pusieron un retén cerca del predio La Alemania y bajaron a Martínez de un mototaxi, golpearon al conductor y mataron de tres tiros en la cabeza al líder campesino.

Desde hacía varios años la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz y el Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) denunciaron las graves amenazas contra Rogelio Martínez y la comunidad de la finca La Alemania. Martínez fue uno de los líderes que se atrevió a denunciar el robo de la finca por Rodrigo Mercado Pelufo alias ‘Cadena’, desaparecido jefe del Bloque Héroes de los Montes de María y que reclamaba la devolución de las tierras a pesar de los evidentes riesgos. También fue de los pocos campesinos que se atrevió a regresar.

Rogelio era uno de los integrantes de las 52 familias que conforman la Empresa Comunitaria Alemania, que era propietaria de 556 hectáreas ubicada en los Montes de María, a 20 minutos de San Onofre, y a las que el Incora en 1997 les adjudicó este predio. Entre 2000 y 2002 estas familias fueron obligadas a desplazarse y 15 de ellos fueron asesinados por paramilitares.

Desde 2006 Martínez era el representante legal de la Empresa Comunitaria La Alemania, una cooperativa a la que adhirieron todos los parceleros del predio. Su posición lo hizo oponerse a los paramilitares y a reclamar las tierras de la comunidad.

En julio de 2008, comenzaron las intimidaciones contra  Martínez. En varias ocasiones, el campesino denunció que desconocidos le hacían llamadas a su teléfono móvil pidiéndole información sobre guerrilleros. 

En 2008, Rogelio y otras familias decidieron volver bajo su propio riesgo a la vereda La Alemania, sin embargo allí aparecieron nuevas amenazas. El 24 de diciembre de ese año, en San Onofre, Rogelio fue abordado por un desmovilizado del Bloque de los Héroes de los Montes de María, conocido como ‘El Garrapata’ o ‘El 15’, quien le dijo que estaba incomodando a los paramilitares con la información sobre las fosas comunes y el robo de tierras. El ex paramilitar en tono de amenaza le dijo que “el gobierno les estaba pagando, pero cuando se acabara la cuota volverían a las armas”. La única defensa de Rogelio fue responderle que ellos estaban tras sus derechos, y lo único que estaba haciendo era recuperar su tierra.

El 1 de enero de 2009 circularon versiones en San Onofre que miembros de las ‘Águilas Negras’ entrarían a la vereda La Alemania y asesinarían a los campesinos que habían retomado sus tierras. A los pocos días, el 15 de enero, cinco hombres de civil y armados interceptaron a Rogelio y de nuevo lo amenazaron.

El crimen se produjo a pocos días que Martínez y otros líderes desplazados se reunieran con el Grupo de derechos humanos del G-24, conformado por representantes del gobierno, de Ongs y de la comunidad internacional donde se iban a discutir sobre la violencia y el desplazamiento en Sucre y Bolívar.

A pesar de los constantes llamados de protección al Estado, Rogelio Martínez se sumó a los por lo menos 15 muertos de La Alemania, un asesinato que a todas luces hubiera podido ser evitado.

Desde 1998 hasta 2001 estas familias fueron desplazadas y  en 2001 el predio  fue ocupado por ‘Cadena’. Según denuncias de los campesinos, durante cinco años La Alemania se convirtió en centro de operaciones paramilitares. Además, las autodefensas saquearon y desmantelaron las mejoras que hicieron los campesinos. Las víctimas al mismo tiempo vieron cómo se incrementaron las deudas con el Banco Agrario con las que adquirieron la propiedad.

No obstante, los campesinos denunciaron que el Incoder solicitó el embargo de la propiedad desconociendo la condición de desplazados de los campesinos y las amenazas en su contra, justo cuando, al parecer, los paramilitares se habían interesado en quedarse con la finca.

En 2007, a pesar del desplazamiento y la ocupación del predio por los ‘paras’, el Banco Agrario le vendió la deuda a la empresa privada de cobranza Cisa (Central de Inversiones S.A.) quien a su vez se la dio a Covinoc, otra firma de cobranza.

Sin embargo, gracias a varias acciones legales, el predio fue protegido y tiene medida cautelar, que prohíbe su transferencia o venta. Pero La Alemania sigue en remate y en riesgo de pasar a otras manos a bajos precios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por un primero de Mayo campesino, obrero y popular./ movilización en el Nordeste Antioqueño./ Segovia Antioquia.

La Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antiqueño CAHUCOPANA,La Asociación Campesina del Valle del Rio Cimitarra ACVC, el Sindicato Nacional de TrabajadoresSINTRAMINENERGETICA, seccional Segovia, la Asociación de Acreedores de la Empresa Frontino Gold MinesASOACREF, la Asociación de Jubiladosy pensionadosEméritos de la Empresa Frontino Gold Mines ASJUPENSE , el Sindicato de TrabajadoresOficiales y Empleados Públicosal Servicio de los municipios del departamento de Antioquia,SINTRAOFAN, y el Documental Amariilo
INVITAN Y CONVOCAN .
La historia de Colombia se ha visto atravesada por distintos hechos que han conducido a la lucha de los sectores excluidos o marginados del país. Dichos hechos han llevado al pueblo a protestar, a exigir la reivindicación de sus derechos, derechos que les han sido arrebatados desde la “independencia”. La población campesina, entonces, no se ha visto exenta del problema de la exclusión, los sectores populares han visto siempr…

AGROARTE: En la acción de Cuerpos Gramaticales

Por: AGROARTE
Cuerpos Gramaticales es una acción perfomatica la cual pretende unir lazos a partir de la creación artística y de resistencia que se construye en el territorio con el fin de conmemorar y posibilitar el encuentro por medio de la conexión con la naturaleza, por ello: se cuida, se riega y se siembra como un acto reflexivo y de unión de historias y vivencias  que se entre lazan y desde el cuerpo se narran. Es así que “el cuerpo aparece en una encrucijada, en un cruce de caminos, donde se encuentran y chocan permanentemente la historia, el mito, el arte y la violencia. 

Foucault mostró cómo el cuerpo está impregnado de historia y cómo la historia destruye los cuerpos. De manera traumática o de forma sutil siempre es posible leer estos cuerpos gramaticalmente, como emisores de signos y como superficies de inscripción. Podría establecerse una “anatomía política” donde se vería cómo estos cuerpos se ven censurados, encerrados, domesticados, torturados, despresados, aniquilados, re…

EL INFATIGABLE CANTO DEL CIRIRÍ / A Doña Fabiola Lalinde

Por Orlando Arroyave Á.


Doña Fabiola Lalinde durante la grabación de Amarillo. Fotografía: Diego Delgado 
Cristianía es un resguardo indígena entre montañas andinas deforestadas por cultivos pequeños de pan coger. En los días de lluvia, las nubes bajan por las montañas, cubriendo de neblina, agua fría y barro ocre la estrecha carretera que comunica a dos ciudades del suroeste antioqueño, Andes y Jardín, en la selva montañosa del noroccidente de Colombia.
Este caserío indígena se encuentra entre estas dos ciudades, en una pequeña explanada, a un lado de una carretera serpenteante y estrecha. Lo conforman casas de madera con techos de zinc, que se extienden en forma irregular sin más lógica que edificar y dar cobijo, evitando el barro resbaloso  que amenaza siempre cualquier firmeza del mundo.
Una mujer de pelo blanco, de impermeable y paraguas, trata de percibir las huellas del martirio de su hijo en la mañana, ya que en la noche una tormenta oscureció el caserío. Al llegar en la noche, c…