Ir al contenido principal

46 años de prisión contra diez militares por ejecución extrajudicial




fotografía: Documental Amarillo


El 21 de junio de 2012, el Juzgado Segundo Penal del Circuito de Bucaramanga adjunto condenó a la pena principal de diez 46 años de prisión a diez militares del Gaula adscritos a la V Brigada del Ejército Nacional por el delito de homicidio agravado de los celadores del norte de Bucaramanga MARCOS QUINTERO RIVERA, MARCOS QUINTERO NIÑO y NELSON PAEZ.
MARCOS QUINTERO RIVERA de 44 años de edad y su hijo MARCOS QUINTERO NIÑO, y NELSON PAEZ; jóvenes de 22 y 24 años de edad respectivamente; padres de familia, con escasos estudios y habitantes de barrios extremadamente pobres del norte de Bucaramanga, en la noche del 27 de marzo de 2007 fueron víctimas de ejecución extrajudicial en la zona rural del municipio de El Playón – Santander, siendo reportados como muertos en combate en un supuesto enfrentamiento con efectivos del Gaula Militar de la Quinta Brigada. En la misión táctica No. 23 “Marfil”, se señala a estas personas como supuestos “integrantes de las bandas Criminales al servicio del Narcotráfico y/o integrantes de la Cuadrilla Claudia Isabel Escobar Jerez de las ONT-ELN”.


El 6 de septiembre de 2010, después de más tres años de ocurridos los hechos, un juez de garantías ordenó la captura contra el Subteniente ANDRES ARANDA DURAN y nueve militares más del Gaula que estaban bajo su mando, imponiendo medida de aseguramiento por los delitos de desaparición forzada y homicidio en persona protegida; desde ese momento, el Equipo Jurídico efectuó un acompañamiento integral a las familias en su largo camino por obtener justicia. Cinco años después, los acusados fueron condenados a 46 años de prisión, luego de agotarse un juicio oral en el que se determinó más allá de toda duda razonable que jamás existió un combate.


En sus alegaciones, la representación de víctimas solicitó que el hecho fuera declarado como un crimen de lesa humanidad. Sin embargo, los Jueces de Colombia siguen siendo temerosos a tipificarlos en tal forma, cuando la realidad ha demostrado que durante la Política de Seguridad Democrática del gobierno de URIBE VELEZ, las ejecuciones extrajudiciales denominadas mediáticamente “Falsos Positivos” fueron perpetrados de manera masiva, sistemática, obedeciendo a iguales patrones a lo largo de todo el territorio; asumiendo así cada caso en forma aislada, o lo que es igual, producto de la actuación irregular de quienes integran el escalón más bajo de la jerarquía militar.


Tal concepción de la judicatura, asumida en este proceso por la Juez de conocimiento, dificulta el camino en la búsqueda de Justicia, en la medida que impide dilucidar la responsabilidad y eventual castigo de los altos mandos militares y civiles, que promovieron políticas y trazaron directrices al interior de las Fuerza Militares, con las que se alentaron la perpetración de estos crímenes que merecen el reproche de la Humanidad.


Sin duda, para los familiares de MARCOS QUINTERO, MARCOS RIVERA Y NELSON PAEZ, las organizaciones y defensores de derechos humanos que hemos acompañado este proceso en la búsqueda de la verdad real y la justicia integral, esta condena resulta significativa;  sin embargo dejan un largo camino por recorrer e importantes retos por alcanzar, resultando vital fortalecer la labor de acompañamiento, formación y organización de las víctimas contra la impunidad frente a los más altos responsables de estos crímenes de lesa humanidad.


Agradecemos y resaltamos el acompañamiento de organizaciones sociales, sindicales y de derechos humanos y de otras víctimas, en particular, la labor fundamental de Brigada Internacionales de Paz, pues hicieron menos tortuoso y re-victimizante este proceso para los familiares, quienes asistieron cumplidamente a todas las audiencias del juicio oral. A la vez, alentamos a otras organizaciones y personas, a la sociedad en general a realizar un seguimiento al nivel de cumplimiento de los estándares de verdad, justicia y reparación en las instancias judiciales de nuestro país, por crímenes que afectaron la conciencia de la humanidad.


Bucaramanga, 20 de junio de 2012

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por un primero de Mayo campesino, obrero y popular./ movilización en el Nordeste Antioqueño./ Segovia Antioquia.

La Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antiqueño CAHUCOPANA,La Asociación Campesina del Valle del Rio Cimitarra ACVC, el Sindicato Nacional de TrabajadoresSINTRAMINENERGETICA, seccional Segovia, la Asociación de Acreedores de la Empresa Frontino Gold MinesASOACREF, la Asociación de Jubiladosy pensionadosEméritos de la Empresa Frontino Gold Mines ASJUPENSE , el Sindicato de TrabajadoresOficiales y Empleados Públicosal Servicio de los municipios del departamento de Antioquia,SINTRAOFAN, y el Documental Amariilo
INVITAN Y CONVOCAN .
La historia de Colombia se ha visto atravesada por distintos hechos que han conducido a la lucha de los sectores excluidos o marginados del país. Dichos hechos han llevado al pueblo a protestar, a exigir la reivindicación de sus derechos, derechos que les han sido arrebatados desde la “independencia”. La población campesina, entonces, no se ha visto exenta del problema de la exclusión, los sectores populares han visto siempr…

AGROARTE: En la acción de Cuerpos Gramaticales

Por: AGROARTE
Cuerpos Gramaticales es una acción perfomatica la cual pretende unir lazos a partir de la creación artística y de resistencia que se construye en el territorio con el fin de conmemorar y posibilitar el encuentro por medio de la conexión con la naturaleza, por ello: se cuida, se riega y se siembra como un acto reflexivo y de unión de historias y vivencias  que se entre lazan y desde el cuerpo se narran. Es así que “el cuerpo aparece en una encrucijada, en un cruce de caminos, donde se encuentran y chocan permanentemente la historia, el mito, el arte y la violencia. 

Foucault mostró cómo el cuerpo está impregnado de historia y cómo la historia destruye los cuerpos. De manera traumática o de forma sutil siempre es posible leer estos cuerpos gramaticalmente, como emisores de signos y como superficies de inscripción. Podría establecerse una “anatomía política” donde se vería cómo estos cuerpos se ven censurados, encerrados, domesticados, torturados, despresados, aniquilados, re…

EL INFATIGABLE CANTO DEL CIRIRÍ / A Doña Fabiola Lalinde

Por Orlando Arroyave Á.


Doña Fabiola Lalinde durante la grabación de Amarillo. Fotografía: Diego Delgado 
Cristianía es un resguardo indígena entre montañas andinas deforestadas por cultivos pequeños de pan coger. En los días de lluvia, las nubes bajan por las montañas, cubriendo de neblina, agua fría y barro ocre la estrecha carretera que comunica a dos ciudades del suroeste antioqueño, Andes y Jardín, en la selva montañosa del noroccidente de Colombia.
Este caserío indígena se encuentra entre estas dos ciudades, en una pequeña explanada, a un lado de una carretera serpenteante y estrecha. Lo conforman casas de madera con techos de zinc, que se extienden en forma irregular sin más lógica que edificar y dar cobijo, evitando el barro resbaloso  que amenaza siempre cualquier firmeza del mundo.
Una mujer de pelo blanco, de impermeable y paraguas, trata de percibir las huellas del martirio de su hijo en la mañana, ya que en la noche una tormenta oscureció el caserío. Al llegar en la noche, c…