Ir al contenido principal

Por la memoria y la dignidad. / Ana Fabricia Córdoba



"El día 7 de junio de 2011, ANA FABRICIA CÓRDOBA fue asesinada cuando se movilizaba en un bus de la ruta Santa Cruz, por un hombre que le disparó en la cabeza con un arma con silenciador".





El crimen de Ana Fabricia
Por: Reinaldo Spitaletta

"Tantas veces me mataron y tantas veces me morí", dice una canción de María Elena Walsh. Y para el caso, cuántas veces hemos asistido al drama de las víctimas del conflicto armado en Colombia (el mismo que Uribe y sus secuaces dijeron que no existía), de los muertos que vos matáis y que, para desgracia de sus parientes y otros dolientes, están bien muertos y sus crímenes impunes. Acaba de pasar, por ejemplo, con la señora Ana Fabricia Córdoba, asesinada en Medellín.


Ya la memoria se confunde, o se acaba. Las víctimas crecen, en un país multitudinario en víctimas y en barbarie. Ya uno no sabe cuándo fue que mataron a doña Yolanda Izquierdo (¿se acuerdan?), líder de desplazados de Montería, que testificó contra Salvatore Mancuso, que estuvo en audiencias en Medellín, que clamó contra los verdugos y que la asesinaron porque pretendía la recuperación de tierras que habían sido usurpadas por los paramilitares.

Ya uno no sabe cuándo mataron al profesor Alfredo Correa de Andreis, al que señalaron de ser de "las Far" y, en una alianza criminal entre miembros del DAS y el paramilitarismo, lo asesinaron. Tantas han sido las víctimas de la violencia y del despojo en Colombia, que la historia no alcanza a nombrarlas. ¿Quién recordará las masacres de Punta Coquitos, La Negra, Honduras, La Chinita, la de La Mejor Esquina, la de El Aro, la de Mapiripán y un sangriento y extenso etcétera? ¿Quién se acordará de tantos muertos y desaparecidos?

"Tantas veces me borraron, tantas desaparecí", sigue la canción, tan apropiada para un escenario de crímenes como es Colombia, en el cual los paramilitares se quedaron con más de cinco millones de hectáreas producto del desplazamiento, las extorsiones, los asesinatos, las intimidaciones. Sí, tenemos un récord de infamia: más de cuatro millones de desplazados, que convierten al país en el segundo en el orbe en ese nefasto rubro.

Y en este punto, hay que volver a Ana Fabricia Córdoba, que llegó a Medellín huyendo de las balas y los desafueros, en 2001. Venía de Urabá, donde le habían matado a su esposo y a nueve familiares más, quitado la tierra y amenazado a sus hijos. Y a ella misma. Llegó, como tantos, que creyeron encontrar en Medellín un cielo, sin saber que llegaban a otro infierno.

Trasegó por la Comuna 13 y luego se mudó al barrio La Cruz. Sus hijos vendían dulces, lavaban carros, intentaban sobrevivir en medio de miserias sin cuento y exclusiones a granel. Ana Fabricia, que tenía dotes de líder, comenzó a hablar duro, porque les tocaron a sus hijos: a uno lo mataron, a otro lo desaparecieron. Responsabilizó del crimen a policías, con nombre propio, con placas y todo. Como dijeron sus vecinas: "A las víctimas no les creen en este país". En efecto, les creen más a los victimarios, que gozan de impunidad o de cárceles de cinco estrellas.

La amenazaron, persiguieron, hostigaron. Y ella denunciaba, pero las autoridades poco o ningún caso hicieron. De nuevo: aquí se protege al verdugo, no a la víctima. Ana Fabricia convocaba a los otros a no callar, a defender sus derechos en el país donde los derechos humanos se vulneran cada día. Al liderar movimientos de víctimas, de desplazados, de desterrados, andaba por la cuerda floja, en una ciudad que, como dijo una vecina suya, "quiere tapar la realidad con estadísticas".


La semana pasada, al aprobarse la Ley de Víctimas, que en rigor parece redactada en buena parte por los victimarios, el crimen de Ana Fabricia se tornó en reto para la misma ley. Una perturbadora caricatura de Osuna retrata la situación: "Fabricia Córdoba: nueva primera víctima". Los últimos meses, Ana Fabricia vivía de pieza en pieza, de hotel en hotel, intentando protegerse de los asesinos. Denunció la persecución. No le pararon bolas ni en procuraduría, ni en fiscalía, ni en la alcaldía. Los sicarios la "cazaron" en un bus.

A cuántas Anas Fabricias siguen matando en Colombia, un país sin verdad ni reparación. Sin justicia social. Y lleno de victimarios que se ríen de sus "pilatunas" y gozan de cabal impunidad.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Por un primero de Mayo campesino, obrero y popular./ movilización en el Nordeste Antioqueño./ Segovia Antioquia.

La Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antiqueño CAHUCOPANA,La Asociación Campesina del Valle del Rio Cimitarra ACVC, el Sindicato Nacional de TrabajadoresSINTRAMINENERGETICA, seccional Segovia, la Asociación de Acreedores de la Empresa Frontino Gold MinesASOACREF, la Asociación de Jubiladosy pensionadosEméritos de la Empresa Frontino Gold Mines ASJUPENSE , el Sindicato de TrabajadoresOficiales y Empleados Públicosal Servicio de los municipios del departamento de Antioquia,SINTRAOFAN, y el Documental Amariilo
INVITAN Y CONVOCAN .
La historia de Colombia se ha visto atravesada por distintos hechos que han conducido a la lucha de los sectores excluidos o marginados del país. Dichos hechos han llevado al pueblo a protestar, a exigir la reivindicación de sus derechos, derechos que les han sido arrebatados desde la “independencia”. La población campesina, entonces, no se ha visto exenta del problema de la exclusión, los sectores populares han visto siempr…

Memoria audiovisual de la acción directa realizada por los movimientos de mujeres de la ciudad de Bogotá el 8 de marzo de 2018.

De acuerdo al Registro Único de Víctimas, en  Colombia se han identificado 8.650.169 de víctimas del conflicto armado. 4.116.053 son mujeres, lo que corresponde al  49,6% de las víctimas. Por su parte el Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado en comunicado público emitido el 8 de marzo de 2018, informo que en Colombia durante el 2017, fueron agredidas 145 mujeres defensoras de derechos humanos y lideresas sociales, 16 de ellas fueron asesinadas.  De acuerdo a esta misma organización  1.079 mujeres colombianas, se encuentran desaparecidas en Colombia, la mitad no están identificadas.

Las mujeres han sido las más afectadas por el conflicto armado, múltiples violencias han recaído sobre sus cuerpos y sus mentes. La violencia sexual es una de las violencias que más ha afectado. De acuerdo a la Encuesta de Prevalencia de violencia sexual en contra de las mujeres en el contexto del conflicto armado colombiano 2010-2015 publicada en 2017, en ese periodo, 875.437 mujeres fueron víctimas…

Recordando a Eduardo Umaña Mendoza a 20 años de su asesinato

José Eduardo, siempre fue un protector con todo el mundo. Yo lo veo como un ser humano que llevaba eso en el alma. Después dedico su vida profesional a proteger y defender a los más humildes. Al principio con mucho miedo, después con un amor infinito por su trabajo. Eduardo nos enseñó a pensar, cargado de risas y abriendo los sellos eternos para derrotar a la Parca que había tratado de cerrar las puertas y las ventanas de los tiempos idos y por venir, para que nunca pudiéramos recuperar el recuerdo y con él los conocimientos de la vida y de la lucha. Eduardo, fráter de siempre que derrotó no sólo a la muerte sino a su hijo el olvido, portador de la ignorancia. Por eso hoy hablamos de esa, su memoria. Era una mañana de la última semana de abril de 1989. Como de costumbre, llegué a alrededor de las 7:00 de la mañana al apartamento de Eduardo, con sus consabidos y eternos acompañantes, los dos paquetes de cigarrillos que siempre me encargaba llevarle. Era el mismo apartamento del barrio …