Ir al contenido principal

Por la memoria y la dignidad. / Ana Fabricia Córdoba



"El día 7 de junio de 2011, ANA FABRICIA CÓRDOBA fue asesinada cuando se movilizaba en un bus de la ruta Santa Cruz, por un hombre que le disparó en la cabeza con un arma con silenciador".





El crimen de Ana Fabricia
Por: Reinaldo Spitaletta

"Tantas veces me mataron y tantas veces me morí", dice una canción de María Elena Walsh. Y para el caso, cuántas veces hemos asistido al drama de las víctimas del conflicto armado en Colombia (el mismo que Uribe y sus secuaces dijeron que no existía), de los muertos que vos matáis y que, para desgracia de sus parientes y otros dolientes, están bien muertos y sus crímenes impunes. Acaba de pasar, por ejemplo, con la señora Ana Fabricia Córdoba, asesinada en Medellín.


Ya la memoria se confunde, o se acaba. Las víctimas crecen, en un país multitudinario en víctimas y en barbarie. Ya uno no sabe cuándo fue que mataron a doña Yolanda Izquierdo (¿se acuerdan?), líder de desplazados de Montería, que testificó contra Salvatore Mancuso, que estuvo en audiencias en Medellín, que clamó contra los verdugos y que la asesinaron porque pretendía la recuperación de tierras que habían sido usurpadas por los paramilitares.

Ya uno no sabe cuándo mataron al profesor Alfredo Correa de Andreis, al que señalaron de ser de "las Far" y, en una alianza criminal entre miembros del DAS y el paramilitarismo, lo asesinaron. Tantas han sido las víctimas de la violencia y del despojo en Colombia, que la historia no alcanza a nombrarlas. ¿Quién recordará las masacres de Punta Coquitos, La Negra, Honduras, La Chinita, la de La Mejor Esquina, la de El Aro, la de Mapiripán y un sangriento y extenso etcétera? ¿Quién se acordará de tantos muertos y desaparecidos?

"Tantas veces me borraron, tantas desaparecí", sigue la canción, tan apropiada para un escenario de crímenes como es Colombia, en el cual los paramilitares se quedaron con más de cinco millones de hectáreas producto del desplazamiento, las extorsiones, los asesinatos, las intimidaciones. Sí, tenemos un récord de infamia: más de cuatro millones de desplazados, que convierten al país en el segundo en el orbe en ese nefasto rubro.

Y en este punto, hay que volver a Ana Fabricia Córdoba, que llegó a Medellín huyendo de las balas y los desafueros, en 2001. Venía de Urabá, donde le habían matado a su esposo y a nueve familiares más, quitado la tierra y amenazado a sus hijos. Y a ella misma. Llegó, como tantos, que creyeron encontrar en Medellín un cielo, sin saber que llegaban a otro infierno.

Trasegó por la Comuna 13 y luego se mudó al barrio La Cruz. Sus hijos vendían dulces, lavaban carros, intentaban sobrevivir en medio de miserias sin cuento y exclusiones a granel. Ana Fabricia, que tenía dotes de líder, comenzó a hablar duro, porque les tocaron a sus hijos: a uno lo mataron, a otro lo desaparecieron. Responsabilizó del crimen a policías, con nombre propio, con placas y todo. Como dijeron sus vecinas: "A las víctimas no les creen en este país". En efecto, les creen más a los victimarios, que gozan de impunidad o de cárceles de cinco estrellas.

La amenazaron, persiguieron, hostigaron. Y ella denunciaba, pero las autoridades poco o ningún caso hicieron. De nuevo: aquí se protege al verdugo, no a la víctima. Ana Fabricia convocaba a los otros a no callar, a defender sus derechos en el país donde los derechos humanos se vulneran cada día. Al liderar movimientos de víctimas, de desplazados, de desterrados, andaba por la cuerda floja, en una ciudad que, como dijo una vecina suya, "quiere tapar la realidad con estadísticas".


La semana pasada, al aprobarse la Ley de Víctimas, que en rigor parece redactada en buena parte por los victimarios, el crimen de Ana Fabricia se tornó en reto para la misma ley. Una perturbadora caricatura de Osuna retrata la situación: "Fabricia Córdoba: nueva primera víctima". Los últimos meses, Ana Fabricia vivía de pieza en pieza, de hotel en hotel, intentando protegerse de los asesinos. Denunció la persecución. No le pararon bolas ni en procuraduría, ni en fiscalía, ni en la alcaldía. Los sicarios la "cazaron" en un bus.

A cuántas Anas Fabricias siguen matando en Colombia, un país sin verdad ni reparación. Sin justicia social. Y lleno de victimarios que se ríen de sus "pilatunas" y gozan de cabal impunidad.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Memoria audiovisual Equipo Comunicaciones Documental Amarillo 2016

El  Equipo de Comunicaciones Documental Amarillo, comparte con ustedes la memoria de su ejercicio audiovisual realizado durante el año 2016. Agradecemos a las víctimas, comunidades y organizaciones que nos permitieron generar estos importantes  audiovisuales, los cuales posibilitan la visibilización de sus acciones  en la exigencia de derechos, la construcción de memoria y paz. Reafirmamos nuestro compromiso en 2017 de continuar  trabajando para que las acciones y voces de las comunidades sigan siendo escuchadas y  tenidas en cuenta. 
RODAR Y RODAR Sinopsis:  Este documental narra la experiencia organizativa de la Mesa Interbarrial de Desconectados de los servicios públicos de Medellín,  la cual acompaña a las víctimas de desplazamiento forzado que llegan a la ciudad con el deseo de reconstruir su proyecto de vida. Narramos el  ejercicio permanente de las víctimas por la defensa del territorio y la vida digna, identificando las situaciones de revictimización que enfrentan al llegar a las c…

AGROARTE: En la acción de Cuerpos Gramaticales

Por: AGROARTE
Cuerpos Gramaticales es una acción perfomatica la cual pretende unir lazos a partir de la creación artística y de resistencia que se construye en el territorio con el fin de conmemorar y posibilitar el encuentro por medio de la conexión con la naturaleza, por ello: se cuida, se riega y se siembra como un acto reflexivo y de unión de historias y vivencias  que se entre lazan y desde el cuerpo se narran. Es así que “el cuerpo aparece en una encrucijada, en un cruce de caminos, donde se encuentran y chocan permanentemente la historia, el mito, el arte y la violencia. 

Foucault mostró cómo el cuerpo está impregnado de historia y cómo la historia destruye los cuerpos. De manera traumática o de forma sutil siempre es posible leer estos cuerpos gramaticalmente, como emisores de signos y como superficies de inscripción. Podría establecerse una “anatomía política” donde se vería cómo estos cuerpos se ven censurados, encerrados, domesticados, torturados, despresados, aniquilados, re…

Carta de Las Madres de Soacha al presidente Santos

Bogotá, 20 de febrero 2014

Honorable 
Juan Manuel Santos 
Presidente de Colombia

Saludos:

Una vez más nos sentimos enojados y desairado. Toca nuestros corazones profundamente. Somos las madres de Soacha, cuyos hijos fueron arrancados de nosotros, secuestrarlos y desapareciendo después de ofrecerles puestos de trabajo, sólo para masacrar a sangre fría. Estas acciones se llevaron a cabo por miles a lo largo y ancho de la tierra, de los incidentes de la barbarie que son mal llamados "falsos positivos". Estos actos fueron cometidos por soldados contra los hombres pobres, las mujeres y los niños en el campo y en las ciudades. Hoy estamos elevando nuestras voces de protesta porque vemos vínculos de corrupción que involucran a los más altos mandos militares, comprando el silencio de los que asesinaron a nuestros hijos.

Hemos estado luchando durante más de seis años para aprender la verdad y obtener justicia de todos los responsables de los crímenes contra nuestros hijos, una barbarie que…